miércoles, 1 de octubre de 2008

Dos añitos aquí dentro


Quién iba a imaginar (sobre todo yo) que acabaría haciendo un Ciclo Formativo de Grado Superior...! Si no hace mucho, todavía fantaseaba con alcanzar la meta para todo estudiante de Bachillerato: la UNIVERSIDAD. Aprobar Selectividad en Junio, por supuesto, y matricularme en la UNIVERSIDAD, concretamente en la Complutense.
Pero la vida da muchas vueltas, y cuando crees tenerlo todo bajo control, zas! suspenso, nos vemos en septiembre, bonita.
Entras en un estado de trance durante unos días, no sabes qué hacer, ¿qué haces ahora, cuando ves que tus planes de estudio y tu ilusión han sido arruinados?


Es realmente raro, no sabes con qué ocupar ese vacío en tu calendario.

Poco a poco te adaptas: primero te tumbas un poco a la bartola, luego empiezas a hacer planes y a tomarte ese tiempo como unas vacaciones, mientras muchos de tus compañeros estudian. Empiezas a salir todos los días con los septembreros, hacéis piña, os apoyáis, despotricáis contra el Instituto y sus profesores y os emborracháis juntos. Ya te sientes mejor.
Se acerca septiembre: te apuntas a una academia y haces vida en la biblioteca. Según se van acercando los exámenes sientes esos nervios de los que te hablaron. Te presionas a tí misma, te obligas a aprobar, llegas a torturarte con la idea de suspender y repetir 2ºbachillerato.

Llegan los exámenes: apruebas. Alegría, con cierto amor propio, te sientes capaz y eso es muy gratificante. Vuelta al estrés: falta Selectividad. Vuelta a la rutina: biblioteca y más biblioteca.


Llega Selectividad. Todo es nuevo: el examinarte en una facultad, el ambiente, tu sensación.

Sales del examen de lengua, comes a las 12, estudias Filo como una loca, vas corriendo al examen de Inglés, sales desfallecida (pero qué cara tienes, come algo chiquilla!) te tomas un par de galletas y entras al examen de Filo como un flan. Al día siguiente ya estás más tranquila. Al último sientes que en parte te la suda todo un pie, y solo quieres que sean las 11 y media para agarrar un mini de cali y gritar: Que ya he acabadoooooooooooooooooooo!!

Terminas. Ves tus notas. Has aprobado. Felicidad, mucha felicidad. De todas formas, ahora viene la putada: no hay plazas para Comunicacion Audiovisual.
Mierda.
Al no poder permitirte el estudiar en una universidad privada, te planteas hacer un módulo, buscar alternativas, y ante todo no cerrarte puertas.

Y eso hice yo.


(Plató de TV)


Y de repente me topé con el CIFP José Luis Garci. Es un centro muy nuevo, va a cumplir tres años, y está especializado en el campo de todo lo Audiovisual. El material es tan nuevo como el centro, y tiene plató, estudio radiofónico y de TV, y demás cosas por el estilo.
Me apunté a Producción de Audioviduales, Radio y Espectáculos, y en las listas provisionales ya estaba de las primeras. Hablé con un amigo que había estudiado allí, y la verdad es que eran todo halagos.
Ayer fui con él a coger mi matrícula, y entramos en el Estudio de TV y el Plató. De paso, conocí a un agradable profesor, que casualmente va a ser el tutor de Producción.
Me gustó tanto el lugar que me obligué a hacer par de fotos con el movil (eso explica la baja calidad de las fotos... pero con 2mpx tampoco hay mucho que hacer!).



(Cámaras)


Voy a dejar ya de escribir, que tengo que entregar la matrícula
.
:)

2 comentarios:

McLarenX dijo...

Seguro que te lo pasas genial, aprendes mucho y te sale todo bien :D

Blodwen dijo...

Jo, que suerte tienes sabiendo que te deparará el futuro, además ¡que futuro!. La cosa pinta muy bien por las fotos, y si ademaś los profes son majos..

¡Enhorabuena ptdfsa!